Conversaciones en la Cumbre de Innovación CIO 2016

La transformación digital (DX) es una realidad a la que se enfrentan todas las empresas —o a la que se enfrentarán muy pronto— para poder seguir siendo competitiva e importante en la economía digital.

Impulsada por la aceleración de la demanda de más computación móvil, servicios en la nube, big data y análisis de datos, la DX está cambiando las prioridades de las organizaciones en materia de TI empresarial. Además de su función tradicional de garantizar la estabilidad y la eficiencia de los sistemas empresariales, la TI también debe asumir un papel proactivo y exploratorio para responder con mayor rapidez y agilidad.

En su Cumbre de Infraestructura de Centros de Datos y Operaciones, celebrada en 2014, Gartner, Inc. presentó la idea de la TI Bimodal, un modelo que divide la TI empresarial en dos organizaciones: por una parte, la tradicional y, por otra, la innovadora.

“Es un modelo comprensible”, declara Bill Keyworth, Vicepresidente de Investigación, Excelencia Operativa de TI, IDC. “Pero que tiene riesgos y limitaciones por estar dividido en silos”. Él ve una alternativa a la TI Bimodal, que él llama “3D”.

En su presentación en la Cumbre de Innovación CIO Canadiense de 2016 “Liderando en 3D”, presentó a los asistentes su “hoja de ruta de liderazgo para DX”, que abarca tres áreas que trabajan de manera conjunta:

  1. Innovar – desarrollar a un grupo de talentos innovador y digitalmente competente;
  2. Integrar – construir una infraestructura digital segura, escalable y confiable; y
  3. Incorporar – crear una infraestructura de TI flexible y optimizada.

Argumento de Keyworth: “La TI necesita pasar de ser eficiente a ser eficaz también”. Al mismo tiempo, dice “no tiene sentido invertir en la innovación si ésta no se implementa”. Para él, la solución radica en su modelo 3D, que implica estar comprometido con una única estructura organizacional de TI que de manera simultánea establezca un equilibrio entre lo tradicional y lo innovador.