Servicios conforme a los estándares reglamentarios más elevados

Las cargas en materia de cumplimiento sobre información y tecnología cada vez más complejas que enfrentan las organizaciones de hoy en día no solo representan una serie de aspectos que deben verificarse, sino que son requisitos jurídicos para muchas industrias.

Acatar y cumplir todos estos requisitos dentro de la compañía puede ser un desafío realmente difícil, y algo que en definitiva requiera de una importante inversión debido a la infraestructura, personal, herramientas y servicios críticos que se necesitan.

Por eso, es aconsejable asociarse con un proveedor de centros de datos profesionales que ya haya construido instalaciones que cumplan con los requisitos de la industria.

Soberanía y residencia de datos

La proliferación de datos a través de las fronteras internacionales ha puesto la soberanía y residencia de datos en la mira, haciendo que sean más importantes que nunca.

En resumidas cuentas, cada organización enfrenta diferentes leyes en materia de soberanía y residencia de datos según dónde se almacenen físicamente los datos.

Poner en peligro alguno de estos requisitos puede producir efectos financieros y jurídicos graves. Por este motivo, muchos negocios optan por asociarse con un proveedor cuyo centro de datos se encuentre dentro de su misma jurisdicción.

Esto elimina el dolor de cabeza adicional y las pérdidas de tiempo asociados con investigar y cumplir con los requisitos de soberanía y residencia de datos de un país que su organización no conoce.

Auditorías y certificaciones

En lo que respecta a las certificaciones, usted debería, por lo menos, buscar a un proveedor que ofrezca:

• Cumplimiento con el estándar SSAE 16
• Cumplimiento con el estándar CSAE 3416
• Acreditaciones ISAE 3402
• Cumplimiento con el estándar PCI DSS

Para lograr todo esto se necesita tiempo. Más aun, el cumplimiento permanente se verifica a través de auditorías independientes anuales, que son rigurosas y meticulosas.

Al asociarse con un proveedor que pueda demostrar que cumple muchos de los estándares de cumplimiento requeridos por la industria, con frecuencia las organizaciones pueden cumplir sus propios requisitos de auditoría y, en consecuencia, reducir sus propios costos de presentación de informes financieros.