En la sociedad actual, las intrusiones a la seguridad informática de las grandes corporaciones son mencionadas, casi diariamente, en los encabezados de los principales periódicos y el común denominador, en la mayoría de los casos, es un acceso no autorizado a la nube de información. Aunque gran parte de las empresas están familiarizadas con el uso de la nube, aún existen preocupaciones sobre lo que puede ofrecer, como seguridad y almacenamiento. En respuesta, hemos resumido las cinco formas principales para asegurar el almacenaje en la nube:

  1. Codificación

La información debe estar codificada todo el tiempo mientras se encuentre en los servidores de la nube. Mark Crosbie, Director Internacional de Confianza y Seguridad para Dropbox, comentó: “Dropbox ha sido diseñado con varios niveles de protección, lo que cubre la transferencia de datos, codificación…” Diversas herramientas, disponibles al público, como FileVault para Apple hacen más fácil la codificación de la información.

  1. Protección de la Información

Otra solución es mover la información fuera del alcance de accidentes potenciales. Realizar respaldos o imágenes frecuentes es una buena forma de minimizar la cantidad de información expuesta. Las copias de trabajo y de respaldo de los datos también necesitan estar aseguradas, esto se puede lograr replicando o borrando la codificación a través de las zonas dispersas geográficamente en la nube. Dicho en otras palabras: no ponga todas sus manzanas en la misma canasta.

  1. Asegure el acceso

Prevenga una pérdida masiva de información usando contraseñas de autenticación multi-factor, obtenidas de un código de una sola vez y generadas por un dispositivo diferente como un smartphone. Es un poco más lento pero mucho más seguro.

Además, limite el acceso para ciertas tareas o sistemas, de esta forma, los administradores no podrán ingresar aquellas que no conocen bien. Se recomienda que las empresas intenten la automatización tanto como les permita el proceso de computación de la nube, con el objetivo de reducir el riesgo de errores humanos, los cuales son la principal razón de la pérdida de información.

  1. Protección anti-malware

La protección anti-malware es esencial para colocar una base de seguridad para sus dispositivos. Garantizar la seguridad, conforme a los estándares, va de la mano con garantizar la seguridad física de la información que se encuentra en la nube.  Los empleados deben capacitarse para poder identificar ataques “phising” o malware, de esta forma, los datos en el sistema no serán corrompidos antes de llegar a la nube.

  1. Actualización de los sistemas operativos

Aunque las actualizaciones de los sistemas operativos pueden ser tareas abrumadoras para los usuarios, estas actualizaciones contienen importantes parches de seguridad que protegerán su dispositivo – y a su proveedor de servicios de nube – de las amenazas descubiertas recientemente. No cumplir con la instalación de las actualizaciones pone en riesgo la información que tenga almacenada en la nube. Se recomienda configurar su sistema operativo para que realice las actualizaciones de manera automática.

En general, las empresas no deberían temer a la nube y sus servicios. De hecho, las organizaciones modernas de hoy día lo alientan para que aproveche la nube y a utilizar los nuevos enfoques y métodos para proteger la información.

Para más información, por favor visite: https://www.cogecopeer1.com/es/recursos/adopcion-nube-10-puntos-a-considerar-libroelectronico/