El rol del Director de Información (CIO) es el de supervisar a la gente, los procesos y las tecnologías dentro del departamento de tecnología de la información (TI) de la empresa. Hoy en día, con la creciente importancia de TI para una gran diversidad de industrias, es evidente que el rol del CIO se volverá extremadamente importante. Con la finalidad de adaptarse al cambio de imagen de las empresas modernas, él o ella deben entender la importancia de la colaboración para asegurar un resultado exitoso en sus organizaciones.

Las empresas necesitan aprovechar las tendencias como la Big Data, el Internet de las Cosas y la nube durante el fenómeno de transformación digital. Los negocios que trabajan de cerca con sus CIOs serán capaces de crear un puente entre la brecha del conocimiento tecnológico y las funciones ejecutadas por los profesionales tanto de TI como de otras áreas. Anticipar este resultado puede ser muy benéfico para los CIOs, ya que así pueden empezar a educar al personal que no está involucrado en áreas técnicas sobre las tendencias emergentes y su uso apropiado. Con la creciente utilización de dispositivos portátiles para acceder a información confidencial de la empresa, el uso de los sistemas de almacenamiento en la nube y el aumento de empresas con modalidad de trabajo a distancia (entre otros recursos flexibles y de ahorro de tiempo), puede llegar a ser más eficiente y rentable.

Además, enseñar a los empleados a administrar los sistemas de seguridad y de información pública puede ayudar a mitigar los riesgos de TI causados por errores humanos. Generalmente, la colaboración puede ayudar al personal a pasar más tiempo utilizando la tecnología, de forma segura, en la ejecución de las tareas vitales de la empresa, por lo que uno de los grandes partidarios y defensores de esta idea debe ser el CIO.

Sin embargo, el área de TI y los ejecutivos de la empresa difieren en su entendimiento de las funciones y presupuestos asignados a TI. Los CIOs han mencionado que no hay suficiente inversión en TI, la cual es, frecuentemente, considerada como un producto básico en vez de un facilitador de negocios. Depende del CIO ayudar a transmitir a otros ejecutivos la forma en cómo las nuevas tecnologías pueden apoyar a fomentar el crecimiento y a generar una ventaja competitiva. El conocimiento y la agudeza comercial del CIO lo vuelve necesario para ayudar a alcanzar las metas estratégicas de la compañía. Su relevancia no debe ser ignorada, especialmente en un mundo que continúa en franca transición hacia una era de digitalización.

Para más información, por favor visite: http://www.computing.es/mundo-digital/noticias/1099939046601/cio-2017-velocidad-y-volante.1.html