Mark Stephens
Lunes, 15 de febrero de 2016. 01:05

Hace un par de años, las conversaciones sobre la nube se centraban en la complejidad, la seguridad y el riesgo. Es increíble lo que puede cambiar en un par de años. Este increíble y poderoso modo de suministrar un recurso TI seguro y expansible se ha convertido en la actualidad en una estrategia convencional aceptable para organizaciones públicas, privadas o híbridas.
Si bien la industria ha avanzado mucho, el problema ahora es el incremento de un conjunto de supuestos igualmente inestables, de que la nube es ahora, en efecto, un producto. Según esta representación, ¡todas las ofertas de la nube, como los gatos, se ven grises en la oscuridad! Esto es demasiado simplista.
No eres cualquier negocio antiguo, así que no aceptes “cualquier nube antigua”
Te presentamos algunas preguntas que deberías hacerle a tu proveedor de hosting:
1. Para empezar, no todos los proveedores de hosting de nube pueden ofrecerte una nube realmente escalable. Pregúntale a tu proveedor de nube sobre las métricas, los números y las referencias del cliente para respaldar esta afirmación.
2. ¿Cuál es la propuesta del proveedor con respecto a un tiempo de inactividad incorporado cero? Una página de comercio electrónico defectuosa para los clientes no sobrevivirá en el mundo de hoy. Y si bien la nube puede brindarte escalabilidad, no garantiza una disponibilidad similar a la del hosting físico.
3. Y bajo la misma representación, dado el impredecible clima que ya hemos tenido este año, ¿cuál es el plan para poner a tu negocio nuevamente en marcha si ocurre algún tipo de corte inesperado en el centro de datos del proveedor?
4. Los consumidores saben que las velocidades de descarga prometidas por la publicidad no son siempre creíbles y este mismo escepticismo debería aplicarse a afirmaciones de velocidad hechas por proveedores de nube. Solicita ver la topología de la red propuesta, así como los puntos de referencia.
5. ¿La nube es la solución más rentable para esta carga de trabajo o aplicación en particular? A menudo la nube parece ser una solución económica pero también debes considerar los costos del ancho de banda y los periféricos.
Además de estas preguntas, el proveedor debería poder integrar aplicaciones de software de negocios claves, tener sólidos acuerdos de nivel de servicio vigentes y asegurar que la información de tus clientes se mantenga segura (por ejemplo, el total cumplimiento de la norma PCI DSS).
Pero, sobre todo, y esta es realmente la razón fundamental por la que todas las nubes no son iguales, debes asegurar que la ubicación potencial para tu página central de comercio esté en una empresa que entienda tu negocio. ¿La empresa conoce tu sector? ¿Ha trabajado con páginas que manejan una cantidad similar de tráfico y transacciones? ¿Puede ofrecerte ideas inteligentes, basadas en la experiencia, para brindarte una ventaja competitiva a través de la tecnología?
No, la nube no es un producto; consiste en potenciar tu empresa a través de la mejor ubicación tecnológica que puedas encontrar, con la ayuda de un emprendedor que quiere que ambos tengan éxito. Y eso no es algo que consigues solo con firmar algún viejo pedazo de papel o aceptando alguna propuesta de plataforma desactualizada.
Entérate de por qué Cogeco Peer 1 se enorgullece de no ofrecer una solución para el comercio electrónico con ‘nube estándar’ para empresas como la tuya: http://www.peer1.com/ecommerce-website-hosting